Prevención y Control del Cáncer

Una actitud responsable es clave para prevenir el cáncer de piel

Una actitud responsable es clave para prevenir el cáncer de piel

15 de Febrero, 2017.

Según la OMS, en los últimos cinco años, la tasa de ocurrencia del cáncer de piel ha crecido de 20 a 25 casos por 100.000 habitantes. Mientras que se estima que cada año cerca de 450 nuevos casos de melanoma maligno se diagnostican en el país. Cifras alarmantes que han llevado a la Conac a trabajar en forma permanente por la educación frente a la prevención de este mal.

El cáncer cutáneo representa la tercera causa en frecuencia de cánceres en nuestro país. Asimismo, ha habido un mayor registro de su incidencia por lo que se puede afirmar que estadísticamente hay un aumento respecto de hace treinta años.

El doctor Héctor Fuenzalida, profesor de Dermatología de la Universidad de Santiago, jefe del Servicio Onco-Dermatológico de la Corporación Nacional del Cáncer (Conac), y jefe del Servicio de Dermatología del Hospital El Pino, explica que es muy probable que este crecimiento en el reporte de casos se deba a diferentes variables, entre otras, a que hay una mayor conciencia a consultar precozmente por alteraciones en la piel.

"Esto, especialmente frente a lunares que cambian de color o forma, o que sangran, y también frente a heridas que no cicatrizan. Por otro lado, hoy nuestra población vive más años que hace cinco décadas, lo que hace posible que las células cutáneas acumulen más daño producto de la contaminación ambiental y la fotoexposición, y puedan desarrollar neoplasias, particularmente del tipo carcinoma basocelular o carcinoma espinocelular", dice el especialista.

CAMPAÑA DE PREVENCIÓN

Frente a esta realidad, la Corporación Nacional del Cáncer comenzó un llamado activo a la prevención del cáncer de piel. La campaña denominada "Tu piel es una: Conócela, Protégela, Chequéala" -de Conac en alianza con Sunwork (línea de protección solar del laboratorio Deutsche Pharma) y Bristol Myers Squibb- tiene como propósitos centrales que las personas estén atentas a su piel y a los cambios, autoexaminándose regularmente. Asimismo, que se protejan utilizando correctamente el factor de protector solar y otros implementos; y que entiendan la importancia de consultar al dermatólogo ante cualquier señal extraña.

Ariela Higaldo, gerenta del Departamento de Dirección Técnica de Deutsche Pharma, dice que el fotoprotector ayuda a prevenir el cáncer de piel de diversas maneras. "Sirve de barrera física para bloquear al fotón, partícula energética del sol; actúa como barrera química al interactuar con el fotón, disminuyendo su energía; y aporta antioxidantes que atrapan los radicales libres antes de que dañen la pared de las células o su ADN, previniendo el fotoenvejecimiento prematuro y el cáncer. Asimismo, aporta sustancias que estimulan el funcionamiento del sistema de reparación natural del ADN, y colabora con hidratantes que permiten un correcto funcionamiento de la barrera cutánea", explica la experta.

EL MELANOMA

En cáncer de piel, específicamente los estudios de incidencia y mortalidad por melanoma son escasos y variados, sin embargo, está claro que hay un mayor número de pacientes diagnosticados, con tasas de incidencia que van desde 0.5 a 3.5 por 100.000 habitantes, con un predominio en mujeres sobre hombres, y que su diagnóstico debe realizarse ojalá muy precozmente ya que su pronóstico en cuanto a sobrevida dependerá de esta variable. "Uno de los principales factores que marca el pronóstico es la profundidad de la lesión. Aquellas superficiales tienen una mejor sobrevida, no así las más profundas en su invasión, compromiso de ganglios y metástasis a distancia, que tiene pronósticos muy ominosos. Los melanomas, a diferencia de los otros cánceres de piel más frecuentes, se presentan en personas jóvenes y no necesariamente en personas mayores", explica el doctor Fuenzalida.

El doctor Christian Yáñez M.D., director médico de Brystol-Myers Squibb, enfatiza que el melanoma maligno se define como una neoplasia originada en células de la piel llamadas melanocitos. "En condiciones normales, estos confieren el color de la piel o forman los nevi (lunares). Sin embargo, cuando estas células adquieren comportamiento maligno, son capaces de invadir la piel, tejidos adyacentes y órganos a distancia, produciendo la muerte del paciente".

Agrega que si bien es un cáncer de piel poco frecuente, se destaca por su alta agresividad. Esto hace importante hacer el diagnóstico tempranamente. Comenta que sospecharemos de un melanoma maligno ante la presencia de: un lunar asimétrico, con bordes irregulares, con coloración irregular, con diámetro = 6 mm. o que evolucione en el tiempo, es decir, un lunar que pique, crezca o sangre.

Sostiene también que hasta el 2010 no existía terapia que mostrara algún beneficio en términos de sobrevida, salvo casos excepcionales. Mientras que en esta década, se incorporan dos nuevos tipos de terapias que han cambiado la historia del tratamiento: terapias dirigidas a melanomas portadores de una mutación en particular y la inmuno-oncología.

"Con este tipo de terapias, al menos uno de cada tres pacientes sigue vivo a los cinco años desde el inicio del tratamiento, lo que es un avance significativo respecto al pronóstico original del melanoma maligno metastásico, en que muy pocos pacientes superaban el año de sobrevida. Se espera que el estudio de fármacos dirigidos a otros receptores involucrados en el 'apagado' o 'encendido' del sistema inmune permitan sostener la respuesta en un número mayor de pacientes", finaliza el doctor Christian Yáñez.